Con una banda capitidisminuida, respecto a lo visto en el cartel de presentación, se arrimó Samantha Martin & Delta Sugar al Kafe Antzokia bilbaíno, a la ya infalible Kutxa Beltza (por sonido y disposición), que presentaba una entrada, ummm..., digámoslo ya, bastante pobre. Y aun así y todo la banda se dejó la piel en un bolo creciente, al que sobró el bis por lo previsible y manido de los temas elegidos (que no mal interpretados, que conste). Fueron setenta y cinco minutos de exaltación soul, gargantas roñosas trufándolo de rock e incitación al baile cadencioso.

Desakato presenta su nuevo disco "Antártida" a lo largo del estado en una gira que le ocupará prácticamente todo el año y en la que se recorrerá de norte a sur y de este a oeste la piel de toro. Se ha convertido en uno de los mayores referentes del Punk-Rock y el Hard-Core en español. La banda nace en 2004 en una zona rural del norte de España, en la región de Asturies. Después de cuatro discos, su disco “Buen Viaje” empieza a tener un gran reconocimiento por parte de público y medios lo que les hace llegar a ser portada de la revista de tirada nacional Rock Estatal y entrar en el circuito de macro festivales españoles: Viña Rock, Resurrection Fest, Weekend Beach, Cabo de Plata, Faan Fest, Tsunami Xixón, Juerga’s Rock, Pintor Rock, Shikillo y un largo etcétera. La banda ha girado sin parar desde entonces compartiendo escenario con grandes bandas nacionales e internacionales y ha dado una media de 30 conciertos por año en España visitando también Portugal y Reino Unido. Su última gira “La Teoría Del Fuego” ha sembrado numerosos Sold-outs en salas de diferentes ciudades como Barcelona, Madrid, Murcia, Guadalajara, Palencia, Salamanca, Oviedo, etc.

Pussy Riot es un colectivo de arte protesta ruso con sede en Moscú que paseará su punk-rock furibundo y provocativo por el Kafe Antzokia de  Bilbao el próximo día 6 de febrero. Fundado en Marzo de 2011, el grupo decidió organizar actuaciones provocativas no autorizadas de punk rock guerrilla en lugares públicos inusuales, que luego se convirtieron en videos musicales y se publicaron en Internet. Los temas dominantes incluían el feminismo, los derechos LGBT y la oposición al presidente ruso Vladimir Putin, a quien el grupo consideraba un dictador. Estos temas también tocaban los vínculos de Putin con el liderazgo de la Iglesia Ortodoxa rusa.