15 – Dave Murray/Adrian Smith. Impresionante duelo de estos dos guitarristas de Iron Maiden en uno de sus discos más clásicos; el Live after Death de 1985. El tema Phantom of the opera no tiene desperdicio y sólo siento no haber encontrado imágenes.



14 – Gary Moore – Este irlandés, curtido en mil batallas dejó el rock para pasarse al blues, donde quizás luce algo menos su estilo. Así que me quedo con un gran tema roquero como es Shapes of things en 1984.



13 – Nuno Bettencourt. Qué habrá sido del guitarrista de Extreme. Lo tenía todo para triunfar pero apenas se escucha hablar de él. Un solo bestial como el de Flight Of The Wounded Bumblebee lo podéis escuchar en este vídeo a partir del minuto 3. Imprescindible.



12 – Mark Knopfler. Otro monstruo de las seis cuerdas que además de tocar bien sabe transmitir emociones, algo que no es nada sencillo. El líder de los Dire Straits y luego en solitario nos ha dejado buena prueba de ello en temas como este Brothers in arms.



11 – Stevie Ray Vaughan. Otro genio de la guitarra tristemente desaparecido. Puro blues y pura fuerza. Una gran pérdida. Texas flood.

Como me he colado con el vídeo (es lo que pasa por hacer las cosas deprisa y mal) ahora va uno bueno. Gracias a Javi Sánchez por el aviso y por el enlace.


Artículos relacionados


4 comentarios

  1. Javier Sánchez // 12/7/09  

    Disculpame, pero Stevie Ray Vaughan es uno de mis musicos favoritos y... o el señor del video de Texas Flood es él en una edad que no lo reconozco, ademas de que es zurdo, no lleva su guitarra ni su caracteristica correa...así que me declino por que no es él xD

    No se si lo has puesto a posta.

    Este si que es el gran SRV!

    http://www.youtube.com/watch?v=JYvE-mnh8Co

    Adrian y Dave... me encantan!

    SALUDOS!!!!!

  2. galko // 13/7/09  

    Yo soy de Nuno, de siempre.

  3. Perem // 13/7/09  

    Bueno, sigo tomando nota y a la espera de ver las posiciones mas altas de la clasificación.

    Un saludo.

  4. Rocklive.es // 16/7/09  

    Gracias Javi, sí es una buena colada. Es lo que pasa por hacer las cosas deprisa, programarlas y no poder comprobarlas antes. Rectificado y agradecido