Confieso que no conocía de nada a esta banda Sueca, Siena Root, hasta que un buen amigo me envió unos links a youtube y las múltiples fechas de conciertos, 11 por toda la península, que la promotora VEO VOCES había conseguido cerrarles con mucho esfuerzo y una apuesta económica personal a su cargo.






Así que la fecha de la coqueta sala ESTUDIO 27 burgalesa la recibía con muchas ganas de saborear a este estupendo power trio que, según había podido ver en sus videos y escuchar en su último trabajo de estudio “Far From the Sun” navegaban entre los ritmos psicodélicos de sonidos californianos (sonidos hindues ejecutados por sitar eléctrico), ramalazos cercanos a un blues duro y descarnado con atisbos soul por medio de sus vocalistas y sobre todo hard rock, entendiendo este en su estado primigenio desde Uriah Heep, a los Deep Purple más seminales e incluso Wishbone Ash, pero siempre con el acento puesto en el énfasis por la creatividad y la investigación musical, lo cual les ha llevado a contar con diferentes vocalistas que intercalan en sus discos y giras para cambiar en cada una de ellas la percepción de las audiencias hacia la formación.


El grupo explica que la raíz de su nombre “Siena” proviene del color que surge de la fusión del blues (azul) con el hard (negro por su oscuridad), pero lo que el afortunado medio centenar de personas que asistimos a su exhibición musical el pasado lunes pudimos disfrutar estuvo más cercana a unos Black Sabbath psicodélicos y densos (“como si los miembros de la formación británica hubieran desarrollado sus canciones dentro de un viaje ácido” acordamos por unanimidad algunos de los presentes) que se centró en el desarrollo más “académico” de los temas a los que su cantante invitada, una preciosa sueca cuyo nombre no llegué a averiguar, desarrolló con un tono vocal fantástico y muy bien integrado en el resultado global recordándome a la fantástica Anneke Van Giersbergen de Gathering (entiendo que es mucho decir pero su sonoridad era cercana) y que empastó de manera perfecta con la banda y dejó momentos sobresalientes como en Ridi´ Slow (un claro single) , Mountain I (que transformó de un tema hard blues a una más ambiental a pesar de los riffs Purple que escupía la guitarra) o la increible We (para mi lo mejor de la velada) y las canciones instrumentales donde había mucho más espacio para las improvisaciones dirigidas por el guitarrista, un descalzo y hippie KG West, que sacó magia de su Stratocaster para zurdos (él no lo es) y que le emparentó con Hendrix algo más que en lo meramente visual, deleitándonos con grandes solos, dobles melodías que el mismo llegaba a hacer, o con el sitar eléctrico, que utilizó para Jog y Bhimpalasi y donde se aprecia que el grupo tiene un bagage de directo a sus espaldas espectacular.



Mención aparte y destacada para su base rítmica, Love a la batería, que incluso prendió fuego a las baquetas en Waiting for the Sun y el melenudo Sam Riffer tocando un precioso bajo Rickenbacker y registrando el show en un antiguo grabador de cinta analógico en el que quedó plasmado un repertorio que se centró más en sus primeros trabajos (“A New Day Morning” con Coming Home, Until Time Leaves Us Again, Words” y Kaleidoskope con “Good and Bad”, “Bhimpalasi” y “Ridin´Slow”) que en los actuales.



No entiendo la baja acogida que por desgracia están teniendo en los conciertos de esta gira, es cierto que es la primera vez que vienen a España, y menos todavía las malas reseñas que se pueden encontrar por la web de algunas de sus fechas por nuestro país, ya que los que presenciamos el show de Burgos salimos más que satisfechos con un concierto de rock de aires años 60 de alta calidad y muy buen desarrollo instrumental que rozó por momentos lo sublime. Es curioso como apenas 48 horas después de haber asistido a un concierto de versiones de Led Zeppelin a cargo de la banda de tributo Letz Zep me encontrara mucho más cercano al mítico grupo en este bolo de Siena Root que en el anterior, quizás sea una cuestión de feeling musical más que de composiciones.



Por Fran Cea

Artículos relacionados


5 comentarios

  1. Rocklive.es // 22/11/10  

    Solamente porque un grupo evoque menciones a Uriah Heep, Hendrix, led zeppelin, deep purple o black sabbath, es suficiente como para intersesarse po el. grndes siena y gran cronica fran...

  2. KARLAM // 22/11/10  

    Solo un apunte, su último disco no es “Far From the Sun” sino "Different Realities", por lo demás coincido plenamente con esta crónica. En Gijón fuimos muchos menos, veitipico personas, pero salimos todos con una flipada encima que no era ni medio normal. Uno de los mejores conciertos que he visto este año en una sala.

    Saludos.

  3. GorDT // 22/11/10  

    Veo que son pocos los que han decidio probar las virtudes de esta banda en directo en las diferentes ciudades españolas. En Madrid tampoco eras muchos que digamos. Eso si, por lo visto aqui ha sido la unica fecha que no toco el sitar y donde menos tiempo estvieron actuando.

    Saludos!!!!!

  4. pedro12 // 23/11/10  

    Menudas fotos más buenas te marcaste Fran. El concierto fue una verdadera pena para el que se lo haya perdido, y es que ojala hubieran tenido mayor acogida, porque se lo merecían.

    Un saludo!

  5. Inix // 6/12/10  

    Querría haber ido a verles a Vitoria, pero para los pocos que no tenemos vehículo a motor ni compañeros que quieran ir, se hace complicado.