La verdad es que cuando acudes a un concierto de Over The Rainbow, como el que disfrutamos el 31 de octubre de 2009 en una sala de Barakaldo, no sabes muy bien qué te vas a encontrar; si una superbanda limitándose a realizar versiones de los Rainbow de Ritchie Blackmore, o un grupo de músicos recordando viejas glorias pasadas y dando todo lo que tienen. Por fortuna esto último es lo que pudimos disfrutar una noche de sábado de Halloween. Abajo os pongo el setlist.



Resulta curioso reencontrarse con Joe Lynn Turner cinco meses después, sobre el mismo escenario, acompañado de una nueva superbanda, tras su paso con Big Noize, pero ahora recordando su paso por Rainbow. Turner sigue en forma. Tiene una de las voces más excepcionales de entre todos los veteranos cantantes de rock con más de 50 años. Una lástima no poder decir lo mismo de su aspecto físico que parece se va desgastando cada día que pasa. Con todo, Turner sigue forzando su voz al máximo, se mueve sobre el escenario con energía y realiza constantes guiños al público para metérselos en el bolsillo.

Tenía muchas dudas con Jurgen Blackmore, el hijo de Ritchie, gracias al cual este supergrupo puede seguir ofreciendo un revival de una banda que parece no regresará. Por curiosidad y por nostalgia me he escuchado unos cuantos piratas y me he visto unos cuantos vídeos de Over The Rainbow desde el comienzo de la gira por tierras rusas a principios de año. No me convencía. Pero ayer nos ofreció una lección de cómo un guitarrista se puede convertir en un casi perfecto imitador de su padre. Jurgen quiere que su guitarra suene como la de su padre y lo ha conseguido. Sus solos recuerdan a Blackmore por los cuatro costados e incluso sus improvisaciones guitarreras llevan el sello Blackmore. Al margen de lo musical, él es muy diferente. Un tanto barrigón, se acerca hasta el público de vez en cuando y tiene muecas de complicidad, aunque bien es cierto que se mantiene un tanto retraído en su esquina. Sale con una guitarra Jackson negra, lo que ya es una clara mueca de que rehuye las comparaciones con su padre, aunque en el primero de los bises, Gates of Babylon, aparece con la mítica Fender Stratocaster blanca. Luego, en los siguientes bises se vuelve a calzar la Jackson negra. Una muy grata sorpresa la de Jurgen.



La otra sorpresa fue encontrarse con Paul Morris en los teclados. En principio la gira la comenzó Tony Carey. Luego tuvo que dejarla por problemas de salud, después se reintegró a Over The Rainbow y parece que al final Paul Morris ha tenido que regresar. Desde luego Morris es un gran teclista. Ritchie Blackmore no escogía a cualquiera para formar parte de Rainbow y Morris nos dio una interesante clase de cómo se deben tocar los teclados en la que pudimos percibir mucha influencia de Jon Lord.

Bobby Rondinelli on drums. Otro de los grandes baterías de la historia del rock para el que técnicamente parecen no pasar los años. Se cascó un buen sólo en el que, al estilo John Bonham, dejó las baquetas de lado un rato para dedicarse a dar mamporros a las cajas con sus propias manos. Pero el señor Rondinelli me empieza a recordar a Lee Kerslake de Uriah Heep; se está poniendo muy fondón y su imagen poco o nada tiene que ver con la de esos vídeos de Rainbow de 1984.



Y en el bajo, a todos nos hubiese gustado ver a Roger Glover o Bob Daisley, pero la verdad es que Greg Smith personalmente me encantó. Un gran bajista que se supo mover muy bien sobre el escenario y que desde la primera fila parecía ser un tipo muy majo. Luego, moviendo las cuatro cuerdas, tuvo momentos grandes aunque tardó en inspirarse.

Del público decir que parecía había cierta división de opiniones. A Over The Rainbow le precedieron cuatro grupos. Yo sólo escuche a los dos anteriores y estos se gastaban un sonido de metal duro que poco o nada tiene que ver con el rock más clásico de los Rainbow, por lo que el festival no se puede decir que fuese al gusto de todos los asistentes. Con todo, cuando Over The Rainbow salió al escenario, casi todo el publicó acabó entregado a Turner y compañía.

Comenzando por Over The Rainbow, se hicieron esperar un poco, pero pasadas las 10 de la noche comenzó a sonar el teclado de Morris para dar paso a Tarot woman. No es uno de sus temas más conocidos ni de mis preferidos, pero ya sabíamos que arrancaban con ella. Una buena composición para ir afinando los diferentes instrumentos. Inmediatamente nos metemos con un tema del que no te puedes escapar, Kill the king, una canción absolutamente brutal de 1977 en la que todos los ojos y oídos estaban en Jurgen. El sólo de esta canción tienen su tela y la verdad es que lo hizo genial como podéis apreciar en uno de los vídeos.



Don’t let you go fue una de las sorpresas porque no estaba entre las esperadas y luego llegó Death Alley driver, otro tema puro rock’n’roll que fue coreada por todos los asistentes. A partir de aquí no tengo tan claro el orden del setlist pero recuerdo que cayeron Wolf to the moon, una de mis preferidas Eyes of the world con arranque de Morris y un solo de guitarra en medio de Jurgen al más puro estilo Blackmore. Ariel, del último trabajo en estudio y a partir de ahí una retahíla de clásicos como All night long, I Surrender (bestial Turner en la voz), Man on the silver mountain a menos revoluciones de lo que estaba acostrumbrado, Jealous lover en la que Greg Smith dio una clase magistral de bajo y Turner se cascó una improvisación soul al principio de quitarse el sombrero.

Sprint final para el solo de batería de Rondinelli, Stargazer para delirio del personal y como no podía ser menos punto y final para Long live rock’n’roll. Os podéis imaginar que el clima y los termómetros habían subido al máximo y eso se dejaba notar por las primeras final.
Tras una breve espera regresan con otra gran sorpresa: Morris dando ambiente a Gates of Babylon y Jurgen con una Stratocaster blanca….Es un gran tema, pero no una canción para acabar un concierto, a pesar de lo cual los cinco se vuelven a marchar. Tardan un rato en regresar y al de un ratillo Turner anuncia una más, pues venga…¿cuál puede ser?..Since you’ve gone coreada por una sala abarrotada y llena de humo. A Turner le vamos a permitir que nos hubiese mentido porque hubo otra más, Can’t happen here…y hasta otra más, ahora sí la última; la composición con la que abrieron cientos de conciertos a comienzos de los ochenta y que termina de destrozar al personal: Spotlight kid.

Como podréis deducir, cuando una banda tiene ganas, sabe hacer las cosas y tiene muchas cosas buenas que poder hacer, es muy sencillo hacer disfrutar durante cerca de dos horas a cientos de entregados metaleros. Long Live Over The Rainbow, de quienes también hay que decir que hoy en día son una de las bandas de más peso del panorama musical. Y es que entre Rondinelli, Blackmore y Morris, algo menos Smith, y la barriga desproporcionada de Turner posiblemente se irán a cerca de 500 kilos entre los cinco.



Setlist:
Tarot Woman
Kill the King
Can’t Let You Go
Death Alley Driver
Wolf to the Moon
Eyes of the World
Guitar solo
Ariel
All Night Long
I Surrender
Man on the Silver Mountain
Jealous Lover
Drums solo
Stargazer
Long Live Rock’n’Roll
-Encore
Gates of Babylon
-Encore 2
Since you’ve gone
Can’t happen here
Spotlight Kid


Un breve apunte sobre los otros dos grupos que pude disfrutar. Ya os he dicho que estaban más orientados al metal más duro, aunque los argentinos Estampida se ganaron al público con su simpatía y su gran calidad. Una banda a seguir teniendo muy en cuenta con una gran presencia sobre el escenario.
Más regulares me parecieron los bilbaínos Rise to Fall, que aunque sonaron bien, no terminaron de conectar con el público. Además, la actitud sobrada de algunos de sus miembros sobre el escenario tampoco fue del gusto de la peña. Hay quien parece que se iba a dar una clase de gimnasia en vez de a tocar.
Y un recuerdo también para la gente de The Dirty Shadow que estuvo repartiendo propaganda de su nuevo disco y para Power Under Control y The Howl que la verdad es que empezaron a tocar demasiado pronto.

NO OS PERDAIS LOS VÍDEOS DEL CONCIERTO

Artículos relacionados


4 comentarios

  1. Manuek // 1/11/09  

    Muy buena la crónica. Yo nada más con el comienzo de Tarot Woman me hubiera desmayado. Un abrazo y felicitaciones por disfrutar de tremendo concierto!

  2. Anónimo // 2/11/09  

    El concierto tiene una pinta fenomal, me alegro que lo disfrutaras
    Lo tenía apuntado para verlo pero al final la coincidencia en Madrid con Gotthar (que tampoco pude) y el haber visto a BIG NOIZE hace poco..
    De todas formas TURNER sigue siendo un fenomeno y aprovechando muy bien sus cualidades y sabiendo "camuflar" los fallos.
    Ya que hace tantas giras ¿por que no una en solitario cantando solo temas de sus discos solo? ¿o por que no una con SUNSTORM?
    RAINBOW fueron muy grandes (como PURPPLE pero a mi me gustaría que pasara página de una vez)
    beerbeer

  3. Rocklive.es // 2/11/09  

    Manuek la verdad es que si te gusta la familia Purple lo hubieses disfrutado como un enano. Siento que los vídeos no tuviesen más calidad.

    Beerbeer, sí sería interesante que se pasase con Sumstorm, aunque me da que lo que vene ahora mismo es el nombre de Rainbow. Este hombre me recuerda a Hughes, siempre metido en mil batallas y sabe salir dignamente de todas ellas. Un saludo y siento lo de Gotthard

  4. galko // 2/11/09  

    Con ese repertorio es imposible salir a perder. Ni tan si quiera a empatar. Por cierto, menuda barriguita luce el amigo Joe Lynn en algunas fotos... jeje.