Os presento a otro compañero amante de la música y de transmitir lo que siente en cada concierto. Larrypas lleva un montón de tiempo disfrutando shows y su gran arte es plasmarlo en imágenes. Por desgracia, el formato de este blog tampoco da mucha posibilidad de disfrutar sus fotos al cien por cien, pero sin duda os podéis hacer una buena idea. Suyas son las fotos y también el texto. Muchas gracias Larrypas y espero seguir viendo y leyendo tus creaciones. La primera entrega es del concierto de Bettye Lavette en el Festival de Blues de Getxo el 19 de junio de 2010.




Fecha marcada en negro la del 19 de julio. Tocaba Festival de Blues de Getxo, como todos los años. 22 ediciones lleva ya este gran festival que todos los años nos acerca, casi siempre con acierto, a las estrellas que pululan en la órbita del blues, el estilo que marcó la línea desde la que todo en la música cambió con el advenimiento del rock & roll. Y es que a los amantes del género nos han permitido degustar a prácticamente todas las estrellas del firmamento blusero con una sola excepción, B.B. King. Y siempre gratis, hasta este año en que, no sé si por la crisis o por el cambio de lugar, han decidido cobrar unos míseros 5 euros, nada, si tenemos en cuenta el cartel.

Y es que ayer nos visitó la gran dama del soul Bettye Lavette quizás el mayor exponente actual del género y eso son palabras mayores. A sus 64 años, su carrera se encuentra en un momento dulce, aclamada por rockeros de pedigrí, acumula premios en sus estanterías, siendo reclamada en todo acto que se precie en sus EE.UU. natales. Si a todo esto añadimos que las nuevas hornadas tienen el soul como un referente de estilo (ahí están los Eli Paperboy Reed, Imelda May, Sharon Jones, Mike Farris…), ya tenemos todos los condimentos para elaborar una salsa en la que la Lavette se mueve a sus anchas. Y como toda salsa necesita su perejil, la susodicha se ha sacado de la manga un discazo en toda regla; un bombazo que versionea a lo más granado del rock de la pérfida albión, haciendo suyos los temas y, en ocasiones, mejorándolos, al pasarlos por el cedazo de la música popular negra. Separa el grano de la paja y nos regala versiones desnudas en el desgarro, parcas en orquestación, pero con el sentimiento a flor de piel. Interpretations: The british rock songbook, no olviden este título, desde ya candidato a ser uno de los discos del año.



Con estos precedentes la visita a la Plaza Biotz Alai era obligatoria. Puntualmente, pasados unos minutos de las nueve de la noche dio comienzo la que sería una de las mejores veladas que nos ha deparado el festival en su ya dilatada historia. Hora y media clavada de tórrido soul, unas veces en clave gospel, otras con el funk como referente (las menos), pero siempre manteniendo la tensión y ese deje dramático que dota a las canciones de un aura especial. Desde la primera nota se supo que aquello iba a ser especial. Bettye Lavette, de negro (como el resto de la banda, excelente en el apoyo a la diva, con especial mención al guitarrista, comedido en el punteo) y en un estado de forma excepcional, sabe lo que se hace encima de un escenario (no en vano lleva desde antes de los 16 años sobre ellos con relativo éxito, aunque por lo visto ayer, no tanto como el que se merece) y lo demuestra, usando su voz como percutor de una pistola cargada no precisamente con balas de fogueo.



Por allí se pasearon el intimismo de George Harrison en una versión desnuda de florituras de “Isn’t it a pity”, el sentimiento a flor de piel de “Don’t let me be misunderstood” donde sobrevoló el espectro de la Simone por toda la carpa (aunque la versión de los Animal “sangra” más), el deje obrero de “Salt of the earth” de los Rolling que fue de lo más aplaudido y una versión alucinante en la intensidad del “Love reign o’er me” de los Who. Hora y media de espectáculo que se nos hizo cortísima y que remató con un bis de una sola canción a capela que dejó a todo el mundo con la boca abierta. Algún éxito propio y su versión del “A change is gonna come” en el debe (puestos a ser exigentes) de un concierto que nos mostró a las claras quien es, en la actualidad, la reina del soul. Y que sea por muchos años oiga.

Texto y Fotos: Larrypas

Artículos relacionados


6 comentarios

  1. Anónimo // 24/6/10  

    Me tengo que hacer una cuenta de gmail ya que si no entraré siempre como anónimo y no es plan. Gracias por la bienvenida y, como bien dices, que sea por mucho tiempo.
    Y ahora corriendo al Azkena.
    Un saludo

  2. nortwinds // 24/6/10  

    gran cronica tio, muy buena, joder es que Betty es muy grande, vaya disco se ha sacado de clasicos.

    saludos

  3. Rocklive.es // 24/6/10  

    No te preocuopes Larrypas, con poner en alguna parte que eres tú encantado. Ya sabes por dónde ando para lo que quieras y tenemos un cerveza pendiente...

    Nortwinds, la crónica del amigo Larrypas es muy buena, y las fotos, a tamaño real no tienen despedicio.

    Un saludo

  4. beerbeer // 24/6/10  

    estupenda reseña y unas fotos de auténtico lujo.
    He estado escuchando el cd después de leer tu reseña y es un discazo (pedazo versión de Led Zep)

  5. Anónimo // 26/6/10  

    Gracias a todos. Por cierto, hoy sábado se me ha fastidiado el Azkena y tenía abono claro. Ya hablaremos que ahora voy a descargar fotos. A ver cómo han quedado que desde el público no es lo mismo.

  6. Rocklive.es // 28/6/10  

    Beerbeer gracias por todo...

    Larrypas, siento lo del Azkena, al menos no te has mojado..te pillo las de Kiss y preparo una entrada. Hablamos...